La mujer es un lienzo en el que la sociedad se expresa. Y ella, se deja pintar. De hecho, también tiene las manos manchadas. Es lo que ha aprendido. La educación, el trabajo, la cultura van poniéndole sus huellas sobre pecho, nalgas, vientre o espalda. Hay que aguantar, hay que ser el cuerpo, el útero, la casa, la que llega a todo, la mejor, tener hijos, los mejores hijos, ser las mejores madres, demostrar que en el trabajo también pueden con todo, ser de mil colores y preciosas y seguir brillando, ser la obra de arte resultante de toda esa mezcla de color… aunque en el fondo ella, ellas, solo quieran ser y ya está.

Nadia Sous

Puedes adquirir las fotografías en mi Galería.
  • HUELLAS DE VIDA- MI TEMPLO

A veces es un velo. Otras, una máscara de hombre en un cuerpo de directiva. Un sobresfuerzo para cobrar lo mismo. La creencia de que la maternidad va pegada al género. Una teta. Una soltería que justificar. Un dolor de regla disimulado. La vergüenza de follarse a cuantos/as quiera. La noche volviendo sola. Los tacones. La piel perfecta…
Cadenas que no todas las veces se ven, pero siempre aprietan el cuello.

Nadia sous

Puedes adquirir las fotografías en mi Galería.